NURA (Amurakh Gaspar)

Aquí llegué flotando
aferrado a una puerta
desnortado
flaco como un fakir
medio loco
a punto de comprenderlo todo
buscando no sé qué luz
que había visto a lo lejos.

….. querida Nura….
en ti me brotó el verso verdadero,
aquí me hice poeta hasta las trancas,
aquí deposité mis huevecillos y se me agrió
el corazón,
aquí llevo bregando más de un lustro
con mareas y sirenas y hecatombes,
aquí se me ha parado el tiempo entre las manos
como un barquito.

Isla asolada por soledades serenas…..
retorna la calma aquella de la infancia
en tus copuladas playas y rompientes,
es un olor a luz que embriaga todo
lo que tocan tus manos de isla breve.

Nura vieja, cincelada por gigantes,
las estrellas se empotran en tu vientre
los caballos vuelan por las calles
hay un rumor de sal en tus aceras
orgullosas tus mujeres
siembran la arena.

Aquí, mi niña,
me brotó la infancia
terca y suave
aquella que no tuve
tan lejos de los mares.

Aquí soñé enseguida que sudaba versos,
aquí supe de pronto que entendía,
aquí se me agarró la voz
a tus piedritas.

Nura vieja, que tan lejos de todo
a mi piel te aprietas
mientras bailas.

¡Isla sedienta de soles que la incendien¡
de atardeceres huérfanos de padre,
de sales minerales,
de versos que ella entienda.

¡Menorca músical¡,
en ti se me aunó la belleza
en una tecla de mar,
en una cuerda de vela que se tensa
que rasga el horizonte con su do de pecho.

¡Perdidamente amé tu amanecer como a una madre¡

Menorca-madre,
que hace brotar los versos de los dedos,
que hace brotar la luz por sus caminos
y hasta la sangre de los sueños.

Nura vieja,
que tan lejos de todo
a mi piel te aprietas
mientras bailas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *